Ritual.

Es como una danza al amanecer.

Hay mañanas en que la entrada está llena de piedras de diversos tamaños y colores, hay otras en que la arena gruesa es la alfombra previa al frio mar del Pacifico.

Pero eso es lo de menos. Lo que importa es ese primer contacto con el agua golpeando tu cuerpo al entrar al mar, casi como una bienvenida, como una invitación. Y al final de la jornada uno vuelve de regreso por el mismo camino, como dejando atrás a la bestia indomable que busca ser domada, con la expectativa de regresar pronto para otra sesión, otro encuentro con aquellas aguas friolentas.

Así es cada semana, cada sesión, cada encuentro con el mar.

Fotos tomadas con una Roch GRIII y una Lumix GX9

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s